La tradición centenaria de la costura a mano de la espardeña sigue siendo actual en algunos pueblos de España. Las costureras cosen las alpargatas con una técnica ancestral trasmitida de generación en generación, siempre utilizando las mismas técnicas y con los mismos gestos.

El yute utilizado para la suela de las espardeñas es una fibra orgánica 100% natural y biodegradable, muy sólida, con propiedades excepcionales de aislamiento, baja conductividad térmica y características antiestáticas.

La suela de la alpargata tradicional es cosida a mano sobre un banco especial llamado «banco Alpargatero» y cosida con un punzón. Cuando una esparteña es cosida a mano, gana en fuerza y autenticidad. La costura de un par de alpargatas tarda unos 25 minutos por cada par y la puntera de la alpargata es el detalle más técnico y difícil de lograr.

Esta materia prima excepcional junto con el trabajo de artesanía y nuestros diseños artísticos hace de nuestras alpargatas un producto único y exclusivo ya que debido a su confección 100% manual, nuestra producción de espardeñas es limitada.